APLICACIONES ESTERILIZANTES DE LA LUZ UV-C

Actualmente el auge de los purificadores de aire con funcionamiento por irradiación UV y dióxido de titanio, basados en la tecnología PCO, ha puesto de moda estos aparatos y estas tecnologías. La eficiencia de sistemas como los de la empresa Biosintel en sus aparatos de purificación de aire es incuestionable. Naturalmente, todo el proceso de destrucción de bacterias, virus, hongos, COVs y otras partículas aerotransportadas, debe realizarse en el interior del reactor del purificador, ya que la radiación UV-C es dañina para el ser humano y puede causar lesiones en la piel y en los ojos en caso de contacto directo. En referencia a los purificadores de aire esto no supone problema alguno, ya que son herméticos y mantienen el proceso sellado y contenido en su interior, igual que, ocurre, por ejemplo, con los esterilizadores UV-C de instrumental médico y quirúrgico, por lo que este factor ya no supone la limitación que representaba en el pasado y que suponía un reto para los investigadores.

La revista Scientific Reports acaba de dar la noticia del descubrimiento de un tipo de radiación UV-C que mantiene buena parte de sus propiedades germicidas y que, al mismo tiempo, es inofensiva para el ser humano. Según los investigadores, el doctor David Brenner y su equipo de la Universidad de Columbia, este sub-grupo se halla a uno de los extremos del espectro de radiación UV-C y sus propiedades responden al hecho de que tiene una longitud de onda extremadamente corta, suficiente para aniquilar muchas bacterias y virus, pero incapaz de afectar al organismo humano. Los resultados de las pruebas de laboratorio realizadas con animales y humanos avalan la inocuidad para las personas de este sub-tipo concreto de radiación. No es seguro que consiga destruir todos los gérmenes, pero de momento ya ha demostrado su efectividad contra el virus de la gripe y el llamado MRSA, causante de muchas infecciones postoperatorias. Actualmente, Brenner y su equipo está efectuando pruebas centradas en el virus de la gripe aviar.

El posible éxito final de estas investigaciones abre la perspectiva de infinidad de aplicaciones prácticas, que sin duda implicarían una mejora sensible en la salud de los ciudadanos.