PRIMER ACERCAMIENTO AL DESIGN THINKING

Antes de iniciar un curso design thinking, es importante conocer los aspectos más relevantes de una de las modalidades de las relaciones laborales más en boga de los últimos años. No basta sólo con apuntarse porque ‘me han recomendado que lo haga’ o ‘porque mi futuro profesional puede depender de este nuevo conocimiento’.

El concepto del design thinking va más allá de las modas y repercute en nuestro crecimiento tanto personal como laboral, convirtiéndonos en mejores personas y mejores profesionales, sea cual sea nuestros sector de especialización. Nuestra revalorización será una pieza clave tanto en el aspecto afectivo, emocional como en la salida al mercado laboral: no todos los pretendientes son capaces de ver más allá.

La filosofía del design thinking se ampara en unas cuestiones lógicas y sencillas, que te permitirán posicionarte desde su primer acercamiento. Es lo que comúnmente se conoce como premisas clave del proceso creativo.

Este proceso tiene sus pilares en seis razones de ser: centra y enfócate en los valores humanos (la empatía como primera base de creación); muestra a los demás tu visión mediante experiencias, no sólo con palabras; la unión de diferentes puntos de vista hace la fuerza; ser consciente y activo en cada etapa del proceso, seguir la cultura de prototipos y promueve el movimiento, incita a la acción.

61

LA IMPORTANCIA DE LA EMPATÍA EN EL PROCESO DEL DESIGN THINKING

El proceso del design thinking se divide en cinco etapas, destacando de entre todas ellas una cualidad humana innata. Por suerte, esta cualidad también puede formarse mediante el trabajo constante y la concienciación, transformándose en una característica tan innata como adherida con la práctica. Se trata de la empatía.

No son raras las veces que el haber sabido posicionarse en diferentes puntos de vista en, por ejemplo, un debate, ha conseguido centrarnos en el verdadero problema de la cuestión. Esta actitud, sin duda, nos habrá ayudado a la hora de comprender qué queríamos y hacia dónde debíamos ir.

La empatía nos ayudará a posicionarnos en el lugar de nuestros clientes (in his shoes, como dice la expresión inglesa). Para lograrlo, únicamente hay que tener en cuenta aspectos tan sencillos como son la observación y la involucración durante el proceso. Mirar, escuchar y, después de pensar, dar respuestas.

Se trata de la primera etapa (en total son cinco) del proceso creativo del design thinking, fase que va a darte las claves para la labor que llegará a continuación. En ciertas esferas se la conoce como fase ‘immerse’ al sumergirte en el aprendizaje.

Leave a Reply