RECLUTAMIENTO LABORAL. PRIMERA TOMA DE CONTACTO

El departamento de recursos humanos (el cuál se puede externalizar a empresas como http://ceinsa.com/) realiza diferentes funciones pero una de las más importantes, sin la que no serían posibles las anteriores, es la referente al reclutamiento laboral. Sin trabajadores, los sueños de los empresarios serían imposibles de llevar a cabo, pero es fundamental encontrar a los profesionales mejor cualificados para ello.

Para empezar, para que se lleve a cabo el reclutamiento de personal, es necesario que previamente se haya ejercido una requisición de personal, es decir, la petición de personal para determinados puestos de trabajo. Este documento contendrá datos tan vitales como el tipo de puesto, su ubicación, su salario, su jornada laboral y el perfil que se busca para el puesto de trabajo.

Tras esta primera toma de contacto con la petición, desde recursos humanos han de verificarse varias cuestiones: si se trata de una vacante nueva o como sustitución de otro trabajador y verificar que esa petición es real y no se trata de ningún fraude. Además, deberá de cerciorarse de que la petición por parte del departamento equivale a la descripción que del puesto se hace desde la propia empresa.

RECLUTAMIENTO LABORAL. SEGUNDA TOMA DE CONTACTO

Una vez documentados todos los pasos anteriores y sabiendo que todo está correcto, se lleva a cabo la segunda fase del proceso, que no es otra que la búsqueda activa de personal. Para empezar, se debe de tener claro si buscar dentro del plantel activo de la propia empresa o buscar la pieza que falta fuera en el mercado laboral. Esto se conoce como fuentes externas y fuentes internas.

En más de una ocasión, la búsqueda de nuevos trabajadores se encuentra, casualmente, en ese proceso de localización del perfil dentro del plantel de la empresa. Su cambio de trabajo se llevará a cabo según promociones, transferencias de personal o los planes de carrera a los que se deban. Para seleccionar a un trabajador propio a una nueva designación, los factores a valorar se basarán en los resultados obtenidos en evaluaciones anteriores y posteriores a su entrada en la empresa, a sus condiciones y a su adecuación al puesto. Es entonces cuando se hablar de reclutamiento interno.

Este tipo de  decisiones, a menudo, pueden desvirtuarse si el departamento de recursos humanos se encuentra dentro del organigrama interno de la empresa, mientras que su externalización traerá consigo el aumento de valía y proactividad en el resultado final.

Leave a Reply