Estos son los motivos más comunes de porqué se te atascarán las tuberías alguna vez en la vida

Seguramente que a nadie de nosotros nos gustaría vernos obligados a ver cómo se atascan nuestras tuberías, en el mejor  de los  casos lo único que puede pasar es que notemos como el agua no  fluye de la forma correcta y se queda retenido en la superficie.

En el peor (que lo habremos visto en muchos casos) nuestras tuberías deciden devolvernos todo lo que no queremos en nuestro hogar.

La solución a nuestros problemas no puede ser más fácil, llamar a nuestra empresa de confianza de desatascos. Pero se puede convertir en un disgusto si tenemos mucha prisa, si el atasco es enorme (a veces hay tuberías que se rompen) o si nos pilla en plena celebración (por ejemplo Navidad).

En este post hemos decidido recopilar las diez causas por las que se suelen atascar las  tuberías de nuestros hogares y negocios. Encontraremos tres grupos bien definidos, por errores en la infraestructura, por el  deterioro normal de las tuberías o por un mal uso. 

Veamos cada uno de ellos en detalle.

Atascos producidos por errores en la infraestructura de la construcción

Que nuestras tuberías estén colocadas en una pendiente errónea es un error que encontraremos en muchas ocasiones, estas deben estar al menos a un 2%. 

Los desagües con poca sección es el segundo dentro  de este grupo, sobre todo en las épocas en las que tenemos grandes lluvias. Si tenemos la mala suerte de tener este error estructural en las épocas que llueva mucho en poco tiempo nuestras tuberías no serán capaces de evacuar todo el agua a tiempo.

Por lo tanto muy seguramente suframos un colapso y terminemos llenos de agua, si no reparamos este error cuando vuelva a llover  con tanta intensidad volverá a pasar.

El tercer motivo es una mala derivación de las llaves de paso, esta zona de tuberías es una de las causas de los mayores atascos.

Atascos que se producen de forma normal por el paso del tiempo

Con el paso del tiempo  y el desgaste natural que se produce en las tuberías debido a su uso estas ganan adherencia. ¿Qué sucede con esto? El agua ya no transcurre con la misma facilidad (no  resbala de igual forma) y se forman atascos (se crean pozos) o incluso hay filtraciones en las tuberías que se encuentren más dañadas.

La cal es uno de los principales enemigos de nuestras tuberías,  su concentración además depende del agua que llegue a nuestros hogares (habrá zonas con mayores concentraciones de cal y serán las más expuestas a este tipo de problemas).

Esta cal con el paso del tiempo tiende a sedimentarse en el interior de nuestras tuberías provocando un engrosamiento  y dificultando el paso del agua (un proceso idéntico al del colesterol en nuestras venas).

Las raíces, sobre todo en tuberías de exteriores, los árboles y las plantas tienden a buscar zonas con agua y terminan penetrando en las tuberías, dañando estas y obligando a su total reconstrucción.

Atascos debidos al mal uso

Un mal uso es la causa más común de los atascos, los detergentes (sobre todo los que son en polvo) que se usan para los lavavajillas o para las lavadoras  pueden llegar a producir atascos.

Tirar residuos al lavabo  acabará provocando tarde o temprano la necesidad de llamar a una empresa desatascos porque tenemos taponadas nuestras tuberías. Los pelos en el desagüe suelen ser una de las más comunes (con revisar la ducha después o ponerle un filtro podemos prevenir este problema).

Y por último  los líquidos no apropiados que solemos verter a nuestras tuberías, entre ellos pinturas, disolventes, aceites usados. Que, además de ser productos contaminantes, pueden ocasionar un grave problema de atasco.