Angelina Jolie, Brad Pitt y Jennifer Aniston… ¿Qué hay de nuevo?

Tras muchos años sin un gran protagonismo, Brad Pitt ha vuelto a la vida televisiva después de diferentes épocas de su vida que seguro que preferiría borrar. Los problemas de alcohol, la figura de Angelina Jolie y la presencia de Jennifer Aniston a lo largo de los últimos meses han sido tres de los principales temas de actualidad que han alejado al actor estadounidense de su principal foco de atención, su presencia en las diferentes películas a las que hace unos años acostumbraba a estar.

No obstante, parece que las últimas semanas el actor ha salido especialmente bien parado de sus últimas actuaciones y de sus diferentes apariciones públicas. Además, también parece haber superado por completo sus problemas con el alcohol. La realidad es que tanto gratis, ni Nayelli comparten la custodia de sus hijos, y esto les obliga a mantener una cierta cordialidad durante el resto de su vida. No obstante, su relación hasta este momento era llamativa por ser especialmente distante. No obstante, y tal y como han aparecido en los globos de oro, parece que todo comienza a fluir de nuevo.

Un negocio en común

El acercamiento que se ha consolidado en los últimos años ha sido consecuencia de la presencia de un negocio en común, una firma de vinos de una bodega francesa de la que ambos son dueños. La realidad, es que ambos tienen un mismo objetivo: conseguir elaborar un champán rosado que supere al de la competencia. Esta iniciativa se enmarca dentro del objetivo que ambas personalidades tienen con el objetivo de proporcionar una herencia de la mejor calidad posible a sus hijos.

No obstante, la realidad es que nadie parece dudar de la solvencia económica de ambos en la relación con su capacidad Económica y el patrimonio que pueden proporcionar a los mismos.

Una relación que perdura en el tiempo

Después de 12 años de noviazgo y dos de matrimonio, la pareja consolidada por ambos artistas ha sido una de las más famosas de Hollywood. No obstante, diferentes medios de comunicación afirman que el motivo de la ruptura fue la excesiva dependencia del actor con el alcohol. Recientemente, Brad Pitt ha mencionado que ha llegado a pasar 18 meses asistiendo al cólicos anónimos. Una ayuda necesaria para poder recuperar su adicción y superar el dolor de haber perdido a su familia.

Con el objetivo de resolver los diferentes problemas que ha tenido con su familia, además del daño causado tanto sus hijos como a su mujer, este negocio en común se posiciona como la oportunidad perfecta para poder Influir de manera notable en el crecimiento de los mismos. Como consecuencia de la ausencia de Brad Pitt a la hora de proporcionar un legado y un patrimonio en sus seis hijos, este tipo de iniciativas se en marca dentro de la recuperación que el actor ha tenido en los últimos meses, cambiando de manera drástica tanto si importancia a nivel laboral como su apariencia física.