Como comprar un coche de segunda mano sin meter la pata

Comprar un coche de segunda mano puede ser como lanzar una moneda al aire, en especial porque no siempre será una buena opción. A la hora de comprar coches segunda mano, debes fijarte uy bien en el vehículo que vas a comprar.

Para que no vayas a cometer un error al comprar tu coche te invito a que sigas leyendo atentamente este post. Aquí encontrarás los mejores consejos para tomar una buena decisión de compra.

Consejos para elegir un coche de segunda mano

Antes de comprar un coche de segunda mano, debes fijarte bien en algunos puntos clave como son:

Procedencia y uso

Es vital que sepas para qué se ha utilizado el coche hasta ahora, y cuál miembro de la familia lo ha utilizado más. Los coches de renting pueden ser una buena opción, en especial porque tienen un mejor mantenimiento. Además, los vehículos con menor edad serán una mejor opción porque no requieren pasos costosos por el taller.

Carrocería

Se deben revisar muy bien los posibles golpes y el estado de la pintura, observando cuidadosamente todo el vehículo. Se puede notar si el coche ha recibido algún golpe y se ha tenido que pintar, que puede afectar otras piezas del funcionamiento del coche.

Revisa bien los filos de las puertas, el maletero y el capó, porque allí encontrarás las marcas que deja la cinta que se usa al pintar el vehículo. Así, sabrás si el coche que vas a comprar ha tenido que ser repintado.

El interior

Debes comprobar que todos los botones funcionen correctamente, y si alguno falla puede deberse a una mala conexión o que el sistema que lo controla está averiado. También debes ver el estado de desgaste del volante, palanca de cambio, controles de luces, entre otros.

Asegúrate de revisar muy bien todos los elementos del vehículo, y así determinar si el vehículo ha sido bien cuidado o si está muy descuidado.

Lo que hay bajo el capó

Hay puntos que pueden darte pistas en el motor de su mantenimiento y del funcionamiento del coche. Debes revisar los niveles de aceite, de líquido anticongelante y del limpiacristales para ver si están en niveles óptimos.

Verifica que la batería no tenga óxido en los bornes, porque esto demostrará descuido por parte del propietario. También fíjate en la tornillería, y si hay marcas evidentes de manipulación sabrás que el coche tuvo que pasar por una reparación importante.