Noticias financieras hoy: los desafíos del periodismo económico

Las noticias financieras son unas de las más consumidas. Y su elaboración es sumamente delicada: las noticias financieras tienen impacto en la política, en la especulación económica y ponen en juego dilemas morales. Este, por ejemplo, es uno de los tantos medios internacionales dedicados a esta temática.

 

Periodismo económico y noticias financieras en el siglo XXI

El periodismo ha sido objeto de reflexión en sí mismo desde su origen, especialmente desde finales del siglo XIX, cuando se comenzó a tener conciencia del rol social determinante que tiene esta actividad.

Y el periodismo económico en particular tiene gran influencia en la sociedad y en el acceso a la información, que determina la concepción que la población tiene sobre la economía en la que se encuentra inmersa.

Esto es especialmente notorio cuando se atraviesan períodos de crisis, como en Latinoamérica actualmente.

En esta dirección, ¿cuáles son las falencias y las asignaturas pendientes del periodismo económico?

 

Los desafíos

Cubrir cabalmente cuestiones relacionadas con la creación y con la distribución de la riqueza

¿Al fin y al cabo qué es la economía sino eso, en análisis de la creación y distribución de riqueza?

En ese contexto, el periodista latinoamericano tiene una cuenta pendiente con el sector privado. Esto tal vez se deba a la censura que se ha vivido en otros momentos y el riesgo que implicaba involucrarse con los más poderosos.

Sin embargo, el sector privado exige una cobertura más profunda, atenta e integral, sobre todo, por ejemplo, después de escándalos como el de Odebrecht y tantos casos en donde la corrupción estatal se vincula con empresas privadas.

Asimismo, hoy que está de moda el caso de éxito y las historias de vida intencionadamente conmovedoras de emprendedores, el periodismo debe enfocarse en la innovación y, especialmente, en la innovación más allá de la alta tecnología para concentrarse en la difusión de mejoras de medios y condiciones de producción.

 

Asumir una postura ética orientada al futuro

Sin lugar a dudas, el periodismo debe tener en cuenta el pasado y el presente de cada nación y, en especial, de las latinoamericanas. Sin embargo, no debe desestimar el análisis de las perspectivas de desarrollo.

Nietzsche ha dicho que “solamente aquel que contribuye al futuro tiene derecho a juzgar el pasado”, viene al caso, ¿no es cierto?

 

Apostar por la intercomunicación

Ante la época globalizada en la que vivimos, donde la economía no tiene centre fijo, es preciso más que nunca trabajar en intercomunicación con periodistas de todas las regiones, sobre todo ante una economía tan interdependiente como la latinoamericana.

Muchos periodistas tienen reticencias (¿voluntarias?) a colocar las economías nacionales en contexto internacional, de modo tal que tienden a mirarse el ombligo y no poder alumbrar el hecho económico con todas las luces necesarias para su comprensión cabal. No existe fenómeno económico aislado.

 

Romper la burbuja del periodismo elitista

¿Qué queremos decir con esto? Pues algo simple: los periodistas especializados en economía tienen una costumbre mayoritaria a escribir para sus pares y no para el público general.

Actualmente, deberían informar con la pretensión de democratizar la información. Y esto no implica bajar los estándares de calidad, por el contrario, significa comunicarse en un lenguaje llano e informativamente estratificado, de modo tal que nutra tanto al erudito como al lector llano.

 

Desarrollar una agenda propia

La mayoría de los periodistas más conocidos tienen posibilidades de elección temática, suponiendo que no tienen intenciones éticas contrarias a lo que debería ser el periodismo.

Sin embargo, y de acuerdo con las líneas editoriales de cada medio, los periodistas principiantes suelen tener bajadas de línea sobre qué escribir y qué no.

No queremos sonar naif, pero se pueden aprovechar los recursos disponibles sin necesidad de que los medios principales dejen de quieran publicar nuestras investigaciones. Cuando menos, podemos cubrir lo necesario para vivir al mismo tiempo que bregar por nuestra autonomía en canales alternativos.

 

Desarrollar más analítica

Cuando abrimos las secciones de economía, es habitual que nos topemos con enumeración de cifras. ¿De qué sirve esto?

Sí, sirve y mucho, pues, al fin y al cabo, se trata de información valiosa, pero en términos ideales, la lista de cifras debería ir acompañada de un análisis que las ponga en contexto y las interprete de modo personal.

 

Dar mayor atención a la microeconomía

¿Pretendemos ser un medio internacional entonces nos enfocamos en la macroeconomía?, ¿pretendemos ser un medio localista entonces desestimamos la macroeconomía?

Ninguna de las dos alternativas, según nuestro punto de vista, es válida. Los medios internacionales están anclados en una nación y deberían llegar a la macroeconomía a partir de la micro, y luego, desde la macro, tendrían que poder volver a la micro. Y los medios locales no pueden explicar una economía particular si no es dando el salto hacia la macroeconomía que la contextualiza.

Se debería lograr, creemos, un justo equilibrio. Este es un gran desafío para los editores.

 

Afilar la pluma

Muchos especialistas técnicos no pueden comunicar correctamente su saber. De hecho, el periodismo económico es uno de los más retrasados con respecto a la calidad literaria, sobre todo en términos regionales puestos en comparación solo con otras áreas periodísticas, sino con el periodismo anglosajón.

La amenidad de la escritura es un factor determinante hoy, especialmente si nos interesa expandir nuestro público.

 

Estos son solo algunos de los desafíos que atraviesa hoy el periodismo económico. Para desarrollar esta nota, partimos de las conclusiones de un Seminario para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, organizado por el Banco de Desarrollo de América Latina y la Fundación Gabriel García Márquez el año pasado.

¿Qué piensas al respecto? ¿Qué medios lees y cómo los encuentras? ¿Qué especialistas son los más valiosos?