STOP PAPELEOS!!

Antes de que internet irrumpiera en el mercado modificando la forma que tienen las personas para realizar sus compras y contratar sus servicios todo se hacía cara a cara, te informabas del producto que necesitabas por tu cuenta y , si te interesabas lo comprabas. Para la contratación de algún servicio era más o menos igual, te informabas de cual se adaptaba mejor a tus necesidades y lo contratabas, pero para ello había antes que rellenar y aportar una gran cantidad de documentación a la empresa para poder realizar el contrato. No digamos ya en el mundo de las finanzas, para pedir un crédito había que tener un contrato laboral que asegurase a la compañía de crédito que el dinero prestado se devolvería, y si el contrato no se consideraba suficiente garantía se solicitaba la documentación de las personas que aceptaban ser avales o los papeles de posesión de alguna propiedad depositada como aval.

Actualmente en el mundo de las finanzas y los préstamos todo se ha agilizado y se realizan los créditos sin papeleos o , al menos, reduciendo al máximo el número de papeles a entregar para la gestión y el estudio de la concesión del crédito. Esto permite que cualquier persona pueda acceder a un crédito siempre y cuando tenga al menos 21 años cumplidos, una fuente de ingresos con la que pueda garantizar la devolución del préstamo (no siempre es absolutamente necesario) y sobre todo un número de teléfono y un correo electrónico de contacto. Un dato a tener en cuenta es que cuanto menos dinero solicites con el préstamo más fácil será que te concedan el crédito y menos documentación te solicitarán, siempre y cuando tu nombre no aparezca en una lista de deudores como RAI o ASNEF, en este caso te solicitarán algún aval y se te concederá menos dinero con tu crédito ya que se considerará una operación de alto riesgo e incluso alguna compañía crediticia es posible que se niegue a concederte el crédito, aun así hay algunas compañías de crédito que son especialistas en estas situaciones y conceden prestamos sin aval y sin nómina a todo tipo de clientes.

Podemos pensar que esta política de concesión de créditos tan alegremente puede ser perjudicial para las compañías concesionarias de créditos pero no es así, estas compañías investigan bien a los posibles clientes y saben separar perfectamente a los que pueden pagar de los que no. En el caso de que un cliente no pueda pagar el crédito es muy posible que a la larga se declare insolvente, lo cual no es plato de buen gusto ni para el acreedor ni para el deudor, teniendo esto en cuenta las compañías crediticias suelen asesorar a sus clientes sobre el tipo de crédito que le beneficiará más según las necesidades del cliente y tratan de adaptarse a la mejor opción para que el cliente pueda devolver el dinero solicitado de la forma más cómoda posible.

Para solicitar uno de estos créditos el proceso es tan sencillo como acceder a la web de la compañía concesionaria de créditos de su elección, rellenar el formulario de solicitud del préstamo y enviarlo a través de la propia web o bien llamar al número de teléfono que aparece en la propia web para contactar con un gestor que te oriente en el proceso de solicitud de crédito.

PROCESO A SEGUIR PARA SOLICITAR UN PRÉSTAMO

Antes de comenzar el proceso debe estar seguro/a de que no tiene otra alternativa para conseguir dinero y que necesita el dinero realmente, una vez analizado esto, debe estar también seguro/a de que podrá devolver el dinero del préstamo cómodamente sin que suponga un ahogo económico.

Teniendo claros los detalles anteriores el primer paso es entrar en algún portal de internet para revisar las comparativas entre las distintas compañías crediticias y las condiciones que proponen para la concesión de sus créditos. Debe tener muy claro el dinero que necesita realmente, el plazo máximo de devolución, etc

A continuación debe buscar el formulario en la web, no se preocupe! Suele estar muy accesible para que todo el que quiera pueda solicitar dinero a la compañía. Hay que rellenar el formulario de solicitud con los datos personales del solicitante y la cantidad de dinero que solicita y enviar el formulario una vez hayamos acabado de rellenar todos los datos a través de la propia web. En el plazo de unos 10 minutos aproximadamente sabremos si nuestro crédito estará aceptado o no, en caso afirmativo tendrá el dinero disponible en su cuenta bancaria.

Como se puede ver el proceso de solicitud es muy sencillo y en el caso de que surjan dudas de cualquier tipo, en la propia página web existe un teléfono de atención al cliente para la resolución de cualquier tipo de duda con respecto al proceso de solicitud al que podemos llamar. Una vez tengamos el dinero podremos utilizarlo para solventar nuestras necesidades económicas.

Leave a Reply